Me he enamorado tanto de él que me he desenamorado de mi. - Las Alas de Samotracia
1490
post-template-default,single,single-post,postid-1490,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Me he enamorado tanto de él que me he desenamorado de mi.

“Me he enamorado tanto de él, que me he desenamorado de mi”

Es una frase que Marta dijo en el primer programa de La isla de las tentaciones.

Yo, hace 10 años era Marta.

Actualmente, muchas de mis amigas son Marta.

Marta gritó anoche por el 60% de las mujeres que actualmente tienen o han tenido una relación y todavía no la han superado.

Porque es cuando te desenamoras de ti misma, cuando PERMITES.

Hemos llegado a permitir tanto que si empezara una lista con todo lo que todas hemos permitido, terminaría llorando.

El caldo de cultivo es claro y contundente

en esta sociedad que nos infravalora.

Que nos exige, que nos ha vendido un cuento de hadas absurdo,

que nos comparar todo el rato con otras mujeres,

que nos vende relaciones perfectas que no existen

y nos muestran un canon de belleza falso.

Una sociedad que vulgariza el amor y lo desvirtúa.

Que nos dice que ellos tienen que completarnos.

Que tienen que hacernos felices.

Que amar es poseer, es depender.

Es vivir pendiente de la otra persona.

Y, con todo esto, a los 17 años (e incluso antes) empieza la cuesta en picado.

Falta de autoestima. Inseguridad.

Nulo respeto por una misma.

Picos de felicidad.

Picos de locura, paranoia e infelicidad.

Porque hemos sufrido mucho en el amor

y no hemos curado heridas,

ni trabajado en nosotras mismas.

Permites decirte que vales menos.

Permites una infidelidad.

Permites vivir pendiente de una persona.

Que tus horas, tus planes

y tu vida dependan de una persona.

Permites el maltrato psicológico, muchas veces provocado por nosotras mismas contra nosotras mismas.

Permites dejarte en último lugar y que otras personas dominen tu vida y decidan por ti.

Ojalá tuviera una palabra mágica, un curso mágico o una frase de esas que lo solucionan todo, es absurdo. Toda cura así sería un bálsamo de esperanza temporal.

Cuanta terapia y trabajo tenemos por delante.

Mucha. Muchísima.

adminalassamotracia
pruebascomunicamos@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario