¿Custodia compartida? - Las Alas de Samotracia
1479
post-template-default,single,single-post,postid-1479,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿Custodia compartida?

Un día mi hijo me dijo: “Mamá y dónde duermo hoy”

y ahí cambió todo.

Pero ¿qué ocurre contigo? ¿Que ocurre con la madre, cuando el hijo se marcha a disfrutar de su padre y entonces se enfrenta inevitablemente a si misma?

A veces siento que llevo una doble vida.

Soy una madre separada, con un hijo de 6 años y una mujer completamente libre la otra.

Si, las abogadas lo llamamos custodia compartida.

Soy una madre con actividades extraescolares, fichas, lecturas, kárate e inglés una semana

y otra semana son escrituras, amigas, tiempo libre, disfrutar de mi chico,

descansar y dormir todo lo que quiero,

no parar por casa o pausarlo todo sin apenas responsabilidades… A veces es extraño.

Se hace raramente duro cuando te detienes

en medio de un momento, o te cruzas con una madre y su hijo volviendo a casa un sábado por la tarde,

y sientes que en realidad cada semana

eres una mujer distinta.

Que piensas esa mujer también soy yo.

 

 

Pero solo a días… Lo puede entender quien lo vive.

Es raro. A veces se hace complicado.

A veces no recuerdas como has podido llegar a adaptarte tan bien.

Si, ADAPTÁNDONOS de manera continua

a nuestra vida. De una manera continua y progresiva.

Y os aseguro que es la única via de supervivencia. Aceptar el AHORA como único punto de inicio. De comenzar de nuevo.

Y en muchos momentos tragué lágrimas como puños,

hasta sentir que me ahogaba.

Tener que levantarme en medio de una cena, ir al baño, mirarme al espejo y respirar.

Y sigues. Y continuas.

Porque no te queda otra y sobre todo porque sabes que, si eso se ha terminado, es porque algo mejor está por venir.

Y no negaré que vivo como quiero.

Que me he construido una vida que me hace muy feliz. Porque esto va así. O te adaptas y vives cada momento, o los años y las ausencias terminan destruyéndote.

Adaptación como único modo de supervivencia, en muchos momentos de la vida. Porque lo mejor siempre está por venir. Porque la vida me trajo muchas razones para entender aquella despedida. CONFÍA

Y a vosotras, ¿Os ha ocurrido?

Os leo💗

#lasalasdesamotracia #separacion #rupturas #hijos #custodiacompartida

adminalassamotracia
pruebascomunicamos@gmail.com
3 Comentarios
  • Cristina
    Publicado a las 15:42h, 29 septiembre Responder

    Pues a mí, q llevo 3 años divorciada, ha pasado de los niños para vivir su vida y ahora con el covid, como pasa más tiempo en casa, quiere la compartida, pero mi hija de casi 15 se muere solo de pensarlo. Y mi hijo de 11 dice. No quiere cambios .. q duro! Si fuera un padre normal se la daria con los ojos cerrados…pero me ha demostrado tantas veces q pasa de ellos q se me retuerce el corazón…ayer fue mi cumple y q triste estoy!

  • Carmen
    Publicado a las 16:54h, 29 septiembre Responder

    Éste fin de semana empieza el régimen de custodia compartida, en mi caso semanal, después de 2 años de la sentencia del régimen de visitas, y aunque quiero pensar que es lo mejor para mí hijo, no puedo evitar tener una sensación de pérdida y culpa a la vez. No es lo que yo hubiese querido, pero es lo que me ha tocado para conseguir salir del lugar dónde vivíamos. Sólo espero que compense, el habernos ido de allí para tener una mayor calidad de vida y tranquilidad con el tiempo que voy a dejar de estar con él.
    Ahora mismo la verdad no me lo parece… Espero acabar adaptándome, si yo, porque creo y confío en que a mi hijo no le va a costar tanto.

  • Marta
    Publicado a las 23:01h, 29 septiembre Responder

    Te leo y es como si yo misma hubiera escrito esto, incluso mi hijo tiene la misma edad ! Entiendo y comparto cada palabra y cada sensación , y al final es que va de eso, aunque sea raro o diferente hay que adaptarse y se puede ser también muy feliz

Publicar comentario