A vivir pero viviendo. - Las Alas de Samotracia
1410
post-template-default,single,single-post,postid-1410,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

A vivir pero viviendo.

 

No es un mes más, ni una semana más. Me digo. No dejan de llegarme noticias tristes de personas que se marchan de esta vida irónica e injusta. 

Hemos empezado a restar, Alicia. 

A restarle momentos a la vida. 

A los días, a sentir lo bien que sabe esa felicidad compartida, esos momentos que ahora le robamos a la vida, viviéndolos eternos. 

Guardándolos (para el invierno) y volviendo a ellos cada vez que nos falta la vida. 

Que se nos agota el aliento, 

y no recordamos nuestro porqué.

Porque dudas, porque fallas y porque te agotas. Nos agotamos constantemente, 

e inevitablemente volvemos a retarnos. 

Una vez más, como en un bucle infinito

de finales y comienzos. 

Sumamos, hasta que nos dejan… porque hay caminos muy cortos, que dan mucho aliento. Y caminos largos que terminan con tus sueños. Pero no me detengo. Consigo esquivar al tiempo y aquí permanezco. 

Sonrío. Respiro. Me golpea el aire del mar en la cara. Hoy no es brisa, hoy abruma y atraganta. Porque es urgente vivir. Porque es urgente y necesario recordar (en los peores momentos) que sigue siendo un auténtico regalo, simple y sencillamente, VIVIR.

 

🖤

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario