No rendirse es indispensable. - Las Alas de Samotracia
1407
post-template-default,single,single-post,postid-1407,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

No rendirse es indispensable.

 

A estas alturas, siento que nadie conoce a nadie y que, afortunadamente, 

cada semana, es un nuevo comienzo. La doble cara de la moneda. Una moneda que no deja de rular. Inconsciente, le digo. 

Que algunos recuerdos duelen, 

pero que estamos aquí gracias a ellos. Lo entiendo. 

Que ahora esquivamos el golpe 

porque hemos aprendido a 

oler el dolor de lejos. Y el miedo. 

Que vamos caminando llenos de sueños, 

y de metas pero muchas veces 

dejamos que nos gane la pereza. 

Que somos felices con muy poco, a pesar de pasarnos el día deseando un todo. 

 

Qué vida ésta. De prejuicios y roles sociales (decepcionantes). Que vida ésta cuando encuentras a personas auténticas, llenas de luces y de sombras. 

Que la vida, arruina y decepciona y duele muchísimo, pero que tiene la jodida capacidad de hacer que volvamos a creer.

 

Porque guarda esperanza.

Porque guarda las ganas y la voluntad.

Del cambio y de querer llegar un pasito más allá. Y superarte. 

Y cuando lleguemos a esa meta, puede que no sepa igual de bien de lo que sabe en nuestra cabeza, pero habremos volado. Lo habremos intentando.

 

Amar, luchar, madrugar, esforzarnos, creer.

Creer sin ver. Sin saber. 

Creer en ti como en algo tan efímero como un sueño, una meta, una esperanza.

Porque cuando crees, sanas. 

Sigues avanzando.

Y llegas a otros puertos con nuevos momentos, personas, emociones y experiencias.

 

Y tu pensando que lo habías vivido

y sentido todo.

Y ahí ésta la vida, en cada nueva lágrima.

 

En cada nueva sonrisa, para decirte

que esto, 

solo ha sido el primer asalto.

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario