Bajo Mínimos. - Las Alas de Samotracia
1291
post-template-default,single,single-post,postid-1291,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Bajo Mínimos.

El domingo me dolió
mucho (mucho) el corazón.
Mi hijo se preocupó.
Algunas lágrimas son como gritos.
Él piensa que de dolor
algunos corazones se paran.
No se paran-le dije,
pero si que cambian de ritmo.
Y se reinician.

Hacen una pausa,
como simulando coger aire.
Asumiendo que tienen
que volver a (re)aprender
a ver con otros ojos nuevos.
A guardar en otro cajón
todas las ilusiones que
ya no van a volver a latir.
Y esos planes, y los besos
Y el dormir junto a ti.
Y algunos recuerdos
quizás demasiados.

Y es ahí cuando te das cuenta
Que ese corazón vivía de ellos,
De recuerdos. Solo tal vez.
Y del futuro, solo tal vez.
Porque en el presente
se sentía pausado,
Frenado.
Latiendo sin tener espacio.

A veces es mejor,
Despedirse.
Levantar un muro
Entre dos,
que vuelven a ser extraños.
A veces es mejor.
O no.
Sabemos lo que tenemos.
Lo que perdemos lo averiguamos con el tiempo.

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario