No sobrevivas. - Las Alas de Samotracia
161
post-template-default,single,single-post,postid-161,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

No sobrevivas.

Me encantan (mucho) esas personas que tienen la fuerza y la valentía de cambiar su vida. Que un día se lo replantean todo. Las que hacen lo IMPOSIBLE por volver a brillar. Por luchar por sus sueños. Las que tienen el valor de PARAR y decir: ¿Es esto lo que realmente quiero? Y no lo quieren. Y no les llena . ¡Y deciden MOVERSE! Vivir por inercia no es vivir. Se llama sobrevivir. ¿Malvivir? Quizás tanto no, pero no estás viviendo ya tu vida… Así que os dedico mis letras de hoy.

Un aplauso a todas esas personas luchadoras. Porque cuando das el paso ya no puedes mirar hacia atrás. Porque la culpabilidad, el cariño y la comodidad tirarán de ti en los momentos más vulnerables y será difícil. ¿Pero qué es lo peor que puede pasar? En serio. Piénsalo. Medita. ¿Decepcionar a la familia? ¿Hacer daño a esa persona que está a tu lado y que posiblemente no lo merece (o si)? ¿No ser lo que todos esperan que seas, y no casarte y tener tres hijos? ¿Y el otro lado? Empezar a vivir, aprender a no depender de nadie, reponerte de batallas pasadas, desaparecer, empezar a hacer pequeñas cosas que te hagan feliz y pasada la tormenta, (porque tormenta habrá y hay que sufrirla) sentirte tranquila. Quizás no hayas llegado todavía a un punto en dónde seas feliz pero has roto con la vida que jamás te habría hecho caminar hacia esa parte de ti misma. Esa vida que no te hace sacar lo mejor de ti. Si. Porque tendemos a conformarnos, a llevar tanto tiempo en el mismo punto que ni tan siquiera nos paramos a preguntarnos si realmente queremos seguir en ese lugar. Y ese camino del guerrero es sólo para valientes.

Es duro. Difícil y complicado, tomar una decisión y vivir con sus consecuencias noche tras noche. Durante el día parece que vas girando de un lado a otro y todo tiene menos importancia. Pero por la noche nos sentimos más frágiles. Parece que la noche tiene como un poder especial para destrozarnos.

Respira porque hasta esas noche son temporales. Pero hay que pasarlas, sino ¿con qué podríamos identificarnos en situaciones futuras?

Si has salido de una situación en dónde “tenías que estar porque era lo normal y lo que se esperaba” ENHORABUENA, has comenzado a ser fiel a ti misma y eso implica valor y compromiso. El tuyo contigo misma y de por vida.

Ánimo, sigue adelante y recuerda: Dirán que andas por un camino equivocado si andas por tú camino.

. y final. Un final de muchos. Porque otros finales llegarán y nuevos comienzos traerán.

 

 

 

 

 

 

.

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
2 Comentarios
  • daniela
    Publicado a las 16:50h, 09 noviembre Responder

    es que siento en cada celula de mi cuerpo tus palabras! y me encantan!!! escribes maravilloso!

  • Humaniza2
    Publicado a las 09:33h, 10 noviembre Responder

    Reblogueó esto en Humaniza2y comentado:
    VIVE

Publicar comentario