Conciliar no era esto. - Las Alas de Samotracia
548
post-template-default,single,single-post,postid-548,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Conciliar no era esto.

Me llamo Alicia y como muchas ya sabéis, soy una mamá separada. Vivo con mi hijo de 3 años y medio, así que en nuestra casa somos dos. Jaime y Alicia. Y yo, que desde que lo tuve me consideré una “malamadre” porque no me sentía identificada con el rol que la sociedad y el que las abuelas me querían vender, amo mi trabajo. Adoro trabajar. Me siento realizada y además tengo proyectos que quiero cumplir y que me hacen feliz, y los cuales no me planteao sacrificar. No. Tiene que existir otra opción. Y es jodido porque parece que hoy en día si no dices que quieres estar todo el tiempo con tu hijo eres como rara. Eso, eres una “malamadre” porque no quieres dedicar las 24h del día a tu hijo. Y una, que cree en lo que hace y ha aprendido a pasar de lo que diga el resto de gente se siente culpable. Culpable, si. A veces me siento culpable, una tiene sus días de miseria también y de replantearse el mundo y esa culpabilidad la siento por no poder disfrutar más de Jaime, que se hace mayor y acaba de empezar el cole. Porque pienso que seré la mamá que nunca pueda ir a los cumpleaños de las tardes porque tendrá que trabajar y tiene responsabilidades a las que no puede decir que no, si quiere que el futuro y la infancia de su hijo sean igual de felices que lo fue la suya, es decir, la mía. La misma mamá que a la vez siente melancolía porque su chiquitín crece y crece y siente que no lo disfruta. Y que el tiempo que lo ve se siente culpable porque también está cansada o quiere sacar un rato para leer o ducharse tranquila o cenar en silencio. Y que las noches son muy rápidas y Jaime tiene que estar pronto en la cama. Que por las mañanas cuando te das cuenta ya estás yendo a trabajar. Que los fines de semana pasan volando porque sólo lo veo dos fines de semana al mes y claro, el tiempo pasa. Mi hijo crece, mi responsabilidad laboral aumenta y mi cabeza hay días que estalla y lo quiero todo y la vez no quiero nada. Y te das cuenta que esto va a seguir siendo así porque muchas cosas deben cambiar. Empezando por la manera en que vemos a la mujer. A la mujer trabajadora, empresaria. Emprendedora. Y a la mujer que es madre y que quiere poder aprovechar los rayos de sol con su hijo. Que también quiere vivir cosas junto a él sin tener que elegir entre su trabajo o su hijo. Que quiere llegar a casa pronto porque quiere cenar tranquilamente con él y poder contarle un cuento sin que a una se le caiga el cansancio del día a los pies. Mientras que todo eso ocurra y nuestra lucha de algún tiempo de resultado o remueva alguna conciencia, lo que podemos seguir haciendo es no callar. No ceder. No conformarnos. JAMÁS.

Tenemos que luchar. No renunciar. Porque hubo una época en la que las mujeres sacrificaron y lucharon para que hoy podamos disfrutar de grandes derechos y reconocimientos. Hicieron lo posible porque la mujer dejara de ser un florero y tuviera voz, voto, autonomía, independencia y credibilidad.

La conciliación, ahora, es una utopía, pero depende de NOSOTRAS. De todas juntas y unidas y de ELLOS, de todos juntos y unidos, que deje de serlo para convertirse en una realidad y cambiar un poco más este mundo en constante evolución. Un mundo que un día cambió porque alguien creyó y LUCHÓ sin dudar en lo que creía y así es como se consiguen las cosas, con constancia, con compromiso y con determinación.

Yo tampoco RENUNCIO.

Alicia. Mamá de Jaime. Trabajadora, soñadora, luchadora y con el corazón por las nubes.

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
2 Comentarios
  • daniela
    Publicado a las 13:34h, 11 noviembre Responder

    ohhh pero como llegan tus palabras!! tambien soy madre, mi hijo tiene 8 años, me separe de su padre cuando tenia 3 añitos, que camino mas duro trabajar, ser mama y mujer!! pero como vale la pena no?
    Gracias por tus palabras hermosa! eres un sol!

  • Las Alas de Samotracia
    Publicado a las 13:39h, 11 noviembre Responder

    Hola Daniela!!! Un trabajo duro pero que felices nos hacen nuestros pequeños!!! Todo ha valido la pena!! Ánimo guerrera!!!! Todo vale por verlos sonreír!!! Muchísimas gracias por tus palabras!!! Un gran abrazo!! Alicia.

Publicar comentario