TransfórmaTE. - Las Alas de Samotracia
432
post-template-default,single,single-post,postid-432,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

TransfórmaTE.


Odiamos el cambio. Por muchas lecturas que podamos hacer de “Quien se ha llevado mi queso” jamás nos sentiremos seguros en el cambio. Un gran libro. Corto. Directo.
¿Por qué esas palabras significan tanto? Con lo atractivo que puede resultar un cambio! ¡¡Puede serlo todo!!! Y por supuesto que puede traer cosas buenas pero tarda un poquito más y eso nos aterra porque da miedo lo desconocido. Verte ahí, como colocada en medio de la nada diciendo ¿y ahora qué? La parte mala: La parte que nos va arrancar media vida, medio tiempo, nuestros sueños, nuestras creencias. Nuestros pilares.

¿Y la parte buena? Después de la transición y el dolor, e incluso de la LIBERACIÓN!  ¿y el nuevo horizonte que se abre ante ti? No te das cuenta de que si no llegase el cambio, toda la vida la vivirías de la misma manera? Que el cambio te hace avanzar. Te pone a prueba. Te hace superarte y darte cuenta de que cada año vas evolucionando, que vas necesitando otras cosas… Te hace darte cuenta que muchas veces el perder cosas te lleva a buenos lugares. Que el cambio es evolución… El inconveniente es que no lo solemos ver en el momento. Y eso me lleva a que lo queremos todo ya. Ha cambiado mi vida y quiero ya que pase algo. Perdona, pero hasta el proceso cambio necesita TIEMPO y ESPACIO, para que puedas aprender a vivir en él. A transformarte con él y a ver sus cosas buenas. Un cambio de trabajo, una ruptura, un cambio de ciudad y nuevas personas. Conocer nuevos amigos, terminar con los tóxicos que llevan toda una vida en ti, jodiéndote mientras te sonreían…

El cambio es algo distinto. Factores externos que no controlamos y por eso nos aterran. Pero yo pienso que algo muy bueno puede surgir del cambio y ese algo muy bueno se centra y se limita en ti. No pensemos en lo que hemos perdido, en lo que dejamos atrás, (algunos días vale, todos no…) Pensemos en que tenemos la oportunidad de volver a empezar. De volver a intentar conseguir esas metas que un día nos pusimos y que de una manera u otra dejamos de tener enfrente.. Podemos volver a intentar ser una mejor versión de nosotras mismas porque todo cambio enseña. Y podemos y debemos aprender a no mirar tanto hacia atrás y repasar cada frase, cada fecha, cada momento, cada expresión…. Podemos volver a comenzar de nuevo, pero desde otro punto, el nuevo punto no eres tú es tu perspectiva ¿y tu sabes la de personas que no cuentan con la oportunidad de tener DE NUEVO otra perspectiva?

Sonríe, que tienes suerte. Que la vida nos va llevando mediante tropiezos y aciertos. No alimentes el pasado con remordimientos que no te dejan disfrutar del presente. No alimentes esa parte de ti que recuerdas y odias y que ahora mismo ya no existe. Alimenta tu futuro, alimenta tus días, alimenta tu alma de tranquilidad. A hacer cosas bonitas que hagan de tus días días buenos, días que sumen en TU vida. ¿No te has dado cuenta ya de que todo lo malo y todo lo que un día nos quiebra llega sólo y normalmente de golpe? Sonríe, cada día un poquito más.. y un día, el menos esperado, dejará de doler y sentirás que has vuelto a nacer… y esa sensación es increíblemente maravillosa.

Cuidado con la tristeza, es un vicio. Hay que vivir de la esperanza y no del recuerdo.

.

 

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario