SeguriQué?. - Las Alas de Samotracia
383
post-template-default,single,single-post,postid-383,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

SeguriQué?.

Dice el dicho: “No podrás amar a nadie si no te amas primero a ti misma”. Pues bien, a ese dicho, alguien debió incluirle “Porque si no te amas a ti misma permitirás que hagan contigo casi cualquier cosa e irremediablemente dejarás de ser tú para convertirte en lo que otra persona quiere”.

La seguridad en ti misma es la base de todo. Si no te valoras no podrás plantarte ante ningún hombre y decir BASTA. No podrás identificar cuando lo que vives ya no es amor sino una destrucción continua. Si no sabes lo que eres, tus atributos, tus defectos, tus cualidades, te aceptas e intentas mostrarte tal y como eres, si no haces todo eso y un poquito mas no tendrás seguridad. Y sin seguridad, te toparás con personas que si que la tendrán y además tendrán poder (porque se lo estas dando tú) y harán contigo casi cualquier cosa. Repito el casi, porque la palabra cualquier cosa por si sola la veo muuuuy genérica en este mundo de malvados.

La seguridad se gana en una misma de muchas formas. Hay mujeres con carácter, hay mujeres con medidas de infarto, hay mujeres con las dos cosas. El éxito empresarial da seguridad, ponerse la minifalda del verano del 2010 para esa primera cita sube el autoestima y da seguridad. Conseguir una meta universitaria, terminar tu tesis, aprobar esa larga oposición. Sentarte en ese despacho que tantas veces has imaginado como sería, ser madre, una “buenamadre” y permitirte ser “malamadre” porque sabes que lo estas haciendo bastante bien para las circunstancias que te rodean y el trabajo que tienes. Sin culpabilidades. Perder esos kilos que tu sientes que en tu cuerpo están de más, de una vez por todas. Por ti. No por un hombre, por ti misma. Plantar a ese tío que no ha dejado de darte vueltas desde que lo conociste. Si, plantarlo tú. Romper con tu vida, con esa que no te gusta y marcharte a una ciudad nueva y empezar de cero.

Seguridad va unida a autoestima. Si tu autoestima crece, tu seguridad adquiere una fuerza brutal. No te tumba nadie, sabes lo que quieres, lo que buscas y lo que no vas a volver a soportar. Sobre todas las cosas LO QUE NO VAS A VOLVER A SOPORTAR DE NADIE. Y eso conlleva valor y compromiso, y sólo lograrás mantenerlos si tienes seguridad en ti misma, fuerza de voluntad y una buena autoestima. Si no tienes fuerza de voluntad no vas a cambiar nada. Pero nada. Asi que yo la coloco ahi en medio porque es muy necesaria.

Siempre hay que ser fiel a una misma. Hay que sacar el valor para seguir hacia adelante y conseguir hacer lo que sea necesario para sentirte bien. Y tener un compromiso contigo misma SIEMPRE. Ocurra lo que ocurra, porque la relación que tienes contigo es la que mejor o peor te va a hacer sentir cada vez que te mires al espejo.

Asi que arriba, empieza a quererte ya y a hacer lo posible y lo imposible por sentirte bien. Lloras lo que haga falta, madrugas lo que haga falta, te pones esa canción que te hace sentir bien LAS VECES QUE HAGA FALTA y te miras al espejo y a sonreír. Dentro de unos años sólo podremos mirar hacia atrás. No tendremos tanto futuro y tantas oportunidades. Haz TUYO este 2018. Empieza a MIMARTE. Pero empieza ya, que nos pasamos la vida diciendo “tengo que ponerme a…”.

. Y seguido

image

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
3 Comentarios
  • monica
    Publicado a las 15:49h, 09 febrero Responder

    quiero agradecer tus palabras, nunca pensé que las palabras de otras personas, describieran tanto lo que siento y me dieran la fuerza necesaria en los momentos que ahora paso, para no decaer, no ceder, no rendirme…gracias, me dan minutos de lucidez…

    • oneliv3
      Publicado a las 15:58h, 15 febrero Responder

      Querida Mónica, no te rindas.. te mando muchísima fuerza y soy yo la que te da las gracias a ti. Mensajes como el tuyo me dan fuerzas para seguir escribiendo. Un abrazo enorme, no te rindas nunca, la vida, igual que da un giro del revés, a veces da giros maravillosos que te hacen volver a crecer…

  • Barbara
    Publicado a las 11:38h, 31 agosto Responder

    Por favor…sigue escribiendo … y aunque sea de “poco quererse” … 😉 … necesito tus letras, me empujan … ¿sabes? Tengo empapelado mi despacho de título universitario, Máster del universo … hasta un doctorado Cum Laude … también “buenamadre” pero mejor “malamadre” … de mis medidas … te diré que muy proporcionadas … y al final … no sé quien soy. Gracias en parte a ti: muchas ganas de empezar a conocerme …

Publicar comentario