Guarda tu emoción para un papel en blanco... - Las Alas de Samotracia
182
post-template-default,single,single-post,postid-182,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Guarda tu emoción para un papel en blanco…

Mientras suena Certain Things de James Arthur os escribo… No termino de acostumbrarme a escribir en el ordenador. Me encanta escribir a mano, pero claro, no podría llegar a vosotros. Sería bonito mandaros cada una de mis reflexiones. Ahí, cuando menos lo esperas, en tu buzón, para darte un chute de energía y decirte “yo me acuerdo de ti y quiero compartir mis escrituras contigo”. Sería bonito. Esas cartas se pueden oler, releer, pasa el tiempo y las conservas. Las palabras en papel, escritas a mano suenan distintas. Hasta las verdades suenan distintas. Parece como que son mas verdad, porque las estas escribiendo a mano… Poniendo tinta en cada letra, llorando muchas veces con cada palabra.

Y dicen que decir la verdad no es decir siempre todo lo que se piensa sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa. ¿Y es verdad? La sinceridad está sobre valorada. Os lo prometo. Puedes pasarte media vida omitiendo verdades y las personas serían más felices. Un porcentaje lo sería. ¿Yo? ¿Sería mas felíz?. Yo no. Yo viviría en modo NO TOCAR de por vida. Sería como un pez globo andante. Lleno de presión. Creando subtitulos a mi paso. Y es que las que estamos acostumbradas a ser sinceras y expresar todo lo que se nos pasa por la cabeza, no podemos dejar de hacerlo. No puedo. Aunque intento decir en persona las cosas importantes. Yo todavía uso pluma y tinta en muchas de mis cartas pero ahora, como os decía al principio, eso cada día se lleva menos. Ahora se lleva el whatsapp. ¿Hola? Romanticismo, ¿dónde te metiste el día que la tecnología dominó nuestras vidas? Seguro que estás llorando de dolor en la playa de Las Canteras…

Es increíble la de desgracias mentales que trae la maldita aplicación. Como hemos podido llegar a un punto en el que damos mas validez a un mensaje GRATUITO que a los hechos. ¿Todo vale mucho mas si es por whatsapp? Si me manda un corazón, montamos un fiesta. “Dios tía se ha despedido con muchos besos y un corazón!!!” WoooooWW!!! ¿Y el contacto humano? Con lo que me gusta a mi sentir un beso. Robarlo. Sentir una abrazo, lento. ¿Pero que nos ha pasado? Cuando antes recibías un mensaje DE PAGO, único, más especial. Con millones de palabras ahí, comprimidas, aprovechando hasta el último caracter, expresando mucho más. Y hacía tanta ilusión!!!

225534_10151318728211592_1332570681_n

Es increíble, vamos hacia atrás. Llegamos a hablar mas por whatsapp que a disfrutar de un buen café de horas. De vernos, de llamar y escucharnos la voz. No, ahora le mando un whatsapp y he cumplido. Y ojo! no me manda un whatsapp y ya no le importo. Que es lo mas jodido de todo. Que se piensa eso de verdad!! Lo que ocurre es que el whatsapp nos da algo que nos quita el face to face, VALENTÍA. Claro, yo se lo mando, y a ver… Total, no la tengo delante. Y si a eso le sigue un silencio de horas, cada día, cada hora que pasa, vas muriendo un poco más. La locura mental se apodera de tí, te montas tu historia y te la crees.

Déjate de whatsapp, apuesta por ser valiente a la cara. Pide perdón de frente, abraza con sentimiento, déjate los iconos y di TE QUIERO mas veces en persona, manda notas de voz!!!!! Llama mas veces y comparte mas sinceridad a la cara, mirando a los ojos. Toca, siente, vívelo. Pero no midas tus momentos por continuidades de whatsapp. No son realidad.

Anda, coge un folio de esos que aun venden en las papelerías con adornitos monos o uno en blanco, barato y sencillo y que tu imaginación fluya. Escribe. Escribe mucho, comparte ese momento con otra persona. Déjaselo en un buzón, en un coche, en un bolso, en una cartera, debajo de la almohada, ponle un sello y mándalo lejos, ponle perfume y una letra bonita. Disfruta. Imagina la cara del receptor cuando la vea!!! Que todos esos escritos, cartas, poemas, citas y palabras cobran mucha mas vida en un folio, de tu puño y letra. Con algún garabato o un beso rojo…

Ha llegado el momento de reescribir nuestra manera de comunicarnos. ¿A quien no le gusta abrir una carta? Despacito y pensando “ay!! ¿que me habrá escrito? ¿de quién será? y guardarla después, como un tesoro preciado! Eso, personitas de este mundo, tiene mucho mas valor!!! Reescribe tus mensajes porque ahí, en cada escrito, dirás mucho mucho mas de tí. Esos detalles son los que cuentan y por eso la diferencia entre ordinario y extraordinario es ese poquito de MÁS.

Felíz Escritura, puede que hasta te sorprendas… 😉

.

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario