PALABRAS - Las Alas de Samotracia
229
post-template-default,single,single-post,postid-229,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-las alas de samotracia,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

PALABRAS

Me miro en el espejo del ascensor, cargada de bolsas y ropa saliendo por los extremos y me pregunto si todo el mundo sabrá, ahora, al poner un pie en la calle y toparme con todos esos niños y madres que tarde tras tarde se agolpan en el parque de abajo, sabrán que me estoy separando? Es algo que ya llevo escrito en la cara? Puedo decir que nos hemos ido ya de vacaciones a la playa y que estas cosas que llevo son la ultimas cosas que se olvidaron en casa con las prisas. No, mi cara no miente. Mi cara está rota y mis ojos ya no sonríen. Hasta el brillo de mis ojos ha cambiado.

Se abre la puerta del ascensor y salgo, lenta. Como sin querer irme. Montaría mi tienda campaña aquí, en el portal, y nunca jamás tendrías que salir al mundo y enfrentarme a todo lo que ahora pienso, piensas, sienten, siento.

¿Sentir? Mas me valdría haber dejado de sentir hace 6 días. De como un imperio se destruyó en 4 días… No, yo ya no podré volver a sentir de la misma manera. Estoy quebrada. Como esos hombre que se quiebran por el paso de tiempo y los años. Por una vida puta y rancia que les ha ido torciendo hasta no dejarles nunca mas vivir en paz, en pie. Entro al coche, no me podido abrir el maletero e ir metiendo las bolsas. Solo quería entrar y esconderme. Como si estuviera haciendo algo malo. Como si al cruzar el parque todo el mundo hubiera dicho, mírala, ahí va con sus cosas, abandonando su casa porque se separa. Silencio. Fuera. Dentro de mí sólo resuenan desde hace días todas las palabras que nos dijimos. Toda la destrucción que provocaron 4 momentos de ira y de como todo se derrumbó, cambió de color y nos alejó.

Ahora que todo se ha roto no hay camino bajo mis pies. Y, sin embargo, a veces, siento un profundo alivio.

Alicia
elhechodevivirdejasecuelas@gmail.com
No hay comentarios

Publicar comentario